¿Qué es una tarifa plana?

¿Qué es una tarifa plana?

¿Está pensando en contratar una tarifa plana? Las tarifas son cada vez más complicadas y muchos usuarios buscan alternativas sencillas y que les permitan saber cuánto van a pagar. Con las tarifas planas, pagas una cuota mensual fija de un servicio, independientemente de lo que consumas. El importe periódico lo ofrece la empresa comercializadora basándose en el gasto medio de los usuarios.

En esta entrada te damos las claves para saber qué es una tarifa plana y en qué tipo de servicios te interesa contratarla.

¿Qué significa tarifa plana?

La tarifa plana es un tipo de cobro de servicios, generalmente de telecomunicaciones, durante un período determinado, por una cantidad fija y con independencia del tiempo y el tipo de utilización. Es decir, el usuario del servicio paga un importe fijo al mes, durante un plazo establecido, independientemente del uso que haga. Por lo que su principal ventaja es la previsibilidad de los gastos. Al pagar una cantidad fija cada mes, los usuarios pueden evitar sorpresas desagradables en sus facturas.

Las condiciones quedan estipuladas en un contrato que se actualiza periódicamente. De este modo, da igual lo que se consuma, mientras el acuerdo este vigente, se pagará siempre lo mismo. En función de la compañía y el sector, las prestaciones y tarifa del servicio pueden mantenerse o modificarse aprovechando la renovación. En general, se suelen respetar el primer año y luego se revisan en función del IPC o las fluctuaciones del mercado. También hay que tener en cuenta que algunos acuerdos implican una permanencia de al menos doce meses para evitar que los clientes se aprovechen de las bajadas de tarifas dentro del sector.

Aunque es una práctica muy extendida en el campo de la telefonía, hoy en día se ha popularizado en otros ámbitos como el de la energía, la televisión o las aseguradoras. Si en Netflix no hay que pagar por cada serie o película que se ve, ¿por qué en la tarifa de la luz o el gas sí? Del mismo modo, si necesito un seguro de vida, de decesos, otro para la casa y un cuarto para el coche, ¿por qué no unificarlos y abonar una cantidad fija al mes?

¿Cómo funciona la tarifa plana?

En plena era de las suscripciones, la tarifa plana ha llegado prácticamente a todos los ámbitos: telecomunicaciones, renting de vehículos, energía, ocio. La idea es emular el modelo de las compañías telefónicas: desarrollar un sistema para que el cliente pague por la capacidad contratada (los megas que sean) y no por consumo (cada vez que llaman o usan Internet). Vamos a ver un ejemplo práctico de qué es una tarifa plana con la tarifa plana en telefonía de Silbö.

Ejemplos de tarifa plana

Con Silbö, tienes la posibilidad de personalizar tus tarifas de fibra y móvil y adaptarlas a tu consumo para pagar siempre lo mismo. Los datos móviles son una forma de conectividad que te permite acceder a Internet y utilizar diferentes servicios en el smartphone, sin depender de una red wifi. Se miden en en megabytes (MB) y gigabytes (GB). Un gigabyte equivale a 1024 megabytes.

En función del uso que hagas de los datos, no es lo mismo navegar por Internet que hacer un uso intensivo subiendo y bajando vídeos o consumiendo streaming en calidad 4K UHD, Silbö ha diseñado unas tarifas planas para que pagues solo por los gigas que usas. De este modo, puedes elegir entre 30 gigas con llamadas ilimitadas por 9 euros al mes, 60 GB con llamadas ilimitadas por 14 euros al mes, 100 GB con llamadas ilimitadas por 19 euros al mes o, para los muy cafeteros, gigas ilimitados con llamadas ilimitadas por 25 euros al mes. ¿En qué se traduce esto?

En primer lugar, en que todos los meses te llegará la misma factura, sin sorpresas, independientemente del número de llamadas que hagas o los gigas que consumas, dentro del límite establecido. En el área del consumidor podrás acceder al extracto y ver desglosados los diferentes conceptos y consumos. Esto te permitirá conocer tus hábitos y adaptar tu contrato si fuera necesario, ya que nuestra tarifa plana no tiene permanencia.

Además, se acabó pagar por separado. Ya no necesitarás una tarifa plana de teléfono y otra tarifa plana de Internet. Con este combo, abonarás una cantidad fija dentro del periodo de referencia por ambos servicios. Tampoco tendrás que preocuparte por el número de llamadas que hagas ni el tiempo que pases conectado a los datos, sobre todo si eliges la opción de llamadas y datos ilimitados.

Diferencias entre tarifa fija y tarifa plana

Con la evolución del mercado y la entrada de nuevos competidores, es normal que cada vez nos encontremos con una oferta mayor de tarifas entre las que elegir. Para no hacerse un lío, al menos debemos tener la capacidad de distinguir entre una tarifa fija y una tarifa plana. Vamos a ver un ejemplo práctico en el ámbito de la energía.

Una tarifa plana de electricidad es aquella por la que se paga una cuota fija al mes, establecida previamente en el contrato entre el cliente y la comercializadora. En otras palabras, todos los meses, consumas la energía que consumas (kWh), pagarás el mismo precio en tu factura de la luz. Lo habitual en este sector es que al final del año se haga una lectura del contador y si ha habido un desfase muy acusado entre el pago y el consumo, se abone la diferencia.

Otra modalidad de tarifa plana es la que establece un máximo de energía mensual, tal como veíamos en el caso de los gigas en telefonía. Es decir, un número de kilovatios hora máximo establecido previamente. En caso de que este máximo se sobrepase, se pagará la penalización correspondiente.

Por otro lado, con una tarifa fija de electricidad se paga un precio fijo por cada kilovatio que se consuma. Esta tarifa también queda fijada en un contrato por un periodo de tiempo determinado, independientemente de que se produzcan cambios en los precios de la energía. Al finalizar el mes, te llegará una factura con el total de kilovatios hora consumidos durante el periodo por el precio que hayas contratado. La ventaja de este sistema es que pagas únicamente por lo que has consumido, ni más ni menos. El problema, que puede haber importantes variaciones en el recibo, por ejemplo, puede aumentar desproporcionadamente en invierno y disminuir drásticamente en verano.

¿Cuáles son las ventajas de la tarifa plana?

Las subidas del IPC, los vaivenes de precios de la crisis energética, la actualización de tarifas constante con la irrupción de nuevas tecnologías, seguro que más de una vez has pensado lo cómodo que sería pagar siempre lo mismo, sin tener que preocuparte de a cuánto ascenderá la factura de los suministros ese mes. Con la contratación de una tarifa plana tendrás la tranquilidad de pagar siempre lo mismo.

La principal ventaja de este sistema de facturación es que puedes organizar tu presupuesto mensual, ya que sabrás el importe de tus pagos fijos. De este modo, tendrás el control de tus finanzas personales y podrás establecer metas financieras, por ejemplo, para comprar un coche o irte de vacaciones con tu grupo de amigos. ¿Cómo te suena eso?

chica utilizando su móvil con tarifa plana de datos

Además, no tendrás que estar pendiente de los consumos. Olvídate del estrés de controlar cuántas lavadoras has puesto, el tiempo que has pasado en Internet o los minutos que llevas invertidos en llamadas. Con una tarifa plana ya no tienes que entrar constantemente en la aplicación de la compañía para ver cuántos Gigabytes has gastado ese mes, porque independientemente del uso que hagas, pagarás siempre el mismo importe. ¡Ya puedes pasarte horas y horas haciendo scroll o en videollamadas con la familia!

Aunque la tarifa plana, en general, aporta grandes beneficios, hay sectores en los que no es tan conveniente. Por ejemplo, en el ámbito de la eficiencia energética, este tipo de oferta invita a un consumo menos responsable y no ayuda a desplazar el uso a horarios menos saturados. Asimismo, los expertos no recomiendan contratarla en servicios que se utilizan poco, como por ejemplo el gimnasio, si tienes poco tiempo, o el alquiler de vehículos, si sueles desplazarte a pie o en transporte público. En estos casos es mejor optar por la tarifa convencional y pagar solo por el uso real.

En un entorno como el actual, en el que la conectividad es tan importante, las tarifas planas de telefonía aportan tranquilidad y previsión de gasto. Además, suelen incluir una amplia gama de servicios y beneficios adicionales. En el caso de los profesionales, se convierte en una herramienta esencial para el teletrabajo, puesto que no tienen que preocuparse de los límites de uso ni los costes extra.

Sin embargo, debe valorarse esta opción en otros ámbitos, como el de la energía, donde puede invitar al consumo desproporcionado, en lugar de fomentar el uso responsable de recursos de incalculable valor para nuestro planeta. Además, la mayor parte de las compañías revisan el contador al final del ejercicio y si el desfase es muy acusado, emiten una factura por la diferencia que puede desestabilizarnos la economía de todo el año.

También podría interesarte

¿Qué es Google Lens?

¿Qué es Google Lens?

¡Hola, Silbö lovers! Hoy os traemos una nueva aplicación para aprovechar al máximo la inteligencia...